Discurso del presidente de la Asociación Atlántica Española en el 20 aniversario de El Milán, Oviedo.

El pasado 5 de mayo nuestro Presdidente, D. Adolfo Menendez asistió a la celebración del 20 aniversario del campus El Milán en Oviedo, en el que pronunció el siguiente discurso:

Muchas gracias por la invitación.

 

Solo debo decir que es una placer contemplar la espléndida realidad de este campus.

 

Realidad que se debe al esfuerzo de mucha gente, durante mucho tiempo. 

 

Me gustaría evocar ahora tres ideas, y el colofón, que el recuerdo me sugiere ahora:

 

  1. Los militares son unos administradores y conservadores excepcionales y adelantados a su tiempo.Cuando hoy hablamos de sostenibilidad, economía circular o resiliencia no estamos más que siguiendo la senda por la que han transitado los ejércitos desde Roma hasta ahora mismo, y muy en particular los militares españoles, los nuestros. Esto es lo que hace que nuestras Fuerzas Armadas dispongan en ocasiones de activos susceptibles de cambiar de utilidad, como las instalaciones del Milán. Y flexibilidad, esto se hizo en paralelo con la plena profesionalización de nuestras Fuerzas Armadas, que tan exitosa ha sido.
  2. La característica de las tres instituciones que han hecho esto posible es la disponibilidad, es decir, la generosidad para dedicarse a los demás Universidad, Iglesia Católica y Ejército (Fuerzas Armadas). En este último caso una disponibilidad hasta las últimas consecuencias, sin pedir ni rehusar (por usar las palabras de Calderón), hasta dar la vida lealmente por los demás. 
  3. La tercera idea es que para cumplir sus misiones, hablando en general, la de garantizar la seguridad de todos los españoles en cualquier circunstancia, es necesario disponer de una financiación adecuada. Baste recordar que ahora todo el mundo parece estar de acuerdo en incrementar el presupuesto de defensa hasta un 2% del PIB, lo que nos congratula a los que llevamos muchos años diciendo que hay que gastar mas en defensa. Quiero solo subrayar que para que estas cesiones de terreno se den es necesario compensarlos en los términos legalmente previstos que, entre otras cosas, establecen que los fondos así obtenidos pueden dedicarse a ayudar a sufragar los presupuestos de defensa.
  4. Para terminar creo que no es excesivo elevar esta ejemplar anécdota a categoría. Creo que este es un ejemplo modesto, pero elocuente, de lo que los asturianos, es decir los españoles y los europeos (estamos en el Camino De Santiago, cerca de San Salvador), somos capaces de hacer cuando nos concentramos en las cosas y estamos todos a una como en Fuenteovejuna, solidaria, razonable y generosamente.

 

Adolfo Menéndez Menéndez